jueves, 20 de octubre de 2016

Vida. mía.

Intenté dormir.
Intenté dormir y me di cuenta que me has robado el sueño.
Me di cuenta de cómo tu presencia cambia mis noches y verte en la mañana hace diferente mis días.
Por extrañarte puedo saber que hora es sin siquiera mirar el reloj: hora de que aún no es tiempo de que llegues.
Entendí tantas cosas el día que te fuiste; entendí que el día que ya no estés.... el día que ya no estés tampoco yo estaré.
Te regalo el tiempo que me queda, los días y las noches, las sonrisas y alegrías y las penas y desvelos que me quedan. Te regalo una vida juntos.
¿Me regalas también tus minutos?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario