jueves, 1 de noviembre de 2012

La inocencia de un niño

Yo lloro. Ellos preguntan qué pasa.
Yo no respondo. Papá se enoja.
Sigo sin hablar. Mamá me abraza
La noche comenzaba, terminé en cama.
Duermo en mi cuna.
De la cadera hacia abajo soy de mamá
de la cabeza hacia arriba de papá
Me rasguñan, uno al otro se culpan.
No sé qué pasa, ¿Pesadillas? eso desearía...
¿Con quién quieres estar? Ellos preguntan
Con ambos. Yo contesto y finjo que duermo.
Parecía que no habría de terminar.
Yo no sabía qué debía de contestar.

Con otra familia me han de querer llevar
yo con mi madre me quiero quedar
la vida me llevó hacia otro desagradable lugar
y recuerdos de la infancia a mi mente han de llegar.
¡Oh cuanto dolor!
Y siempre por la voluntad 
de problemas no querer causar.
Esta podrá ser mi casa,
 pero jamás será mi hogar.
Mi más grande problema es que no pertenezco a ningún lugar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario