martes, 22 de mayo de 2012

Your way

Algunas veces podemos olvidar quiénes somos.
Algunas veces es posible perdernos, porque es difícil recorrer un camino con los ojos cerrados.
Porque muchas veces sentimos que la oscuridad nos abruma, como si abrumara más que a la simple vista, pero es porque queremos ver lo físico, busquemos el lado espiritual ¡Porque es allí dónde jamás habrá oscuridad y la luz siempre brillará! porque ese es el lugar donde realmente nos encontramos.
Muchas veces caemos ante los problemas y ante nuestra propia ineptitud, ante la crueldad y la maldad, ante el egoísmo y la mediocridad... pero no te rindas, porque eso es muy fácil y deberíamos, quizás, preferir los retos.
En alguna parte de lo que llamamos tiempo nos hemos querido apresurar cuando deberíamos esperar a que las cosas tomen un rumbo más tranquilo, a que la tormenta se calme y la brisa al fin nos deje andar con tranquilidad hacía donde debemos  ir.
Tenemos que aprender que esperar no es síntoma de perder tiempo, si no es un momento para reflexionar sobre las cosas que han ocurrido y así aprender que no debemos cometer de nuevo el error.
Si caes dos veces en el mismo hoyo debes al menos saber la salida más rápida y confiable sin dañarte.
Son tantas lecciones por aprender, que a veces parece que una vida no nos alcanza para todo lo que queremos saber.
nh

No hay comentarios.:

Publicar un comentario